Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
En el laberinto de la migración
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 08-06-2015

El tema de la migración se ha vuelto tan polémico que no hemos podido dejar pasar por alto las diversas aristas que lo componen, ya que afecta emocionalmente a un gran número de personas y crea sentimientos encontrados entre el irse, el querer irse, el pensar que es necesario irse, el sentirse impulsado por otros a irse… el quedarse, el sentir que no se encuentra la oportunidad de irse, el querer quedarse y experimentar la censura de otros al respecto, el sentir una tristeza profunda por la desestructuración del grupo familiar, por la partida de los seres queridos…

El duelo migratorio es un proceso interno que cada cual lleva consigo, que puede afectar en una o más áreas a la vez y que se expresa de múltiples formas, pero no solo afecta al que se va, también es un camino que tienen que transitar las personas que se quedan. Por tanto, implica un procedimiento dinámico y activo, que conlleva una gran cantidad de pérdidas para todos y cada uno de los involucrados. Cada persona lo vive de manera distinta, ya que influyen muchos factores como los recursos personales de cada quien, el nivel de integración familiar y social, las condiciones de vida, las condiciones de trabajo y muchos otros aspectos que inciden de forma particular en cada individuo.

Como hemos dicho en nuestro boletín anterior, el duelo migratorio es un proceso de transformación y reorganización en el cual cada persona se esfuerza por asimilar la pérdida y adaptarse a su nueva condición de vida. En esta entrega les presentaremos las características que lo conforman, para lo cual citaremos al Dr. Achotegui (Universidad de Barcelona – España), quien considera que este tipo de duelo tiene algunas particularidades que lo diferencian de otros.

 

Características del duelo migratorio

  • Es un duelo parcial, ya que el país de origen y todo lo que representa no se pierde propiamente, sigue allí, y cabe la posibilidad de contactarlo, ir de visita o regresar definitivamente un día.
  • Es un duelo recurrente, debido a que es frecuente encontrar que un viaje de “visita a los familiares” en el país de origen, una llamada telefónica o la información (positiva o negativa) que llega, pueden reavivar los vínculos y las emociones, pues estos sentimientos siguen activos durante toda la vida de la persona.
  • Es un duelo vinculado a vivencias arraigados en la infancia, siempre existirán fuertes apegos hacia el lenguaje, el paisaje, la gastronomía, la cultura, la historia, etc., que contribuyeron a formar la personalidad del individuo, lo que dificulta la adaptación plena.
  • Es un duelo múltiple, posiblemente ninguna otra situación de la vida supone tantos cambios, ya que “todo cambia”. Como hemos indicado es una experiencia compleja y está compuesto por siete duelos de los cuales les hablamos en nuestro anterior boletín.
  • Es un duelo que afecta la identidad, la multiplicidad de aspectos que conlleva (familia, lengua, cultura, estatus, etc.) da lugar a profundos cambios en la personalidad, si todo va bien, ayudará a que surja una persona más capaz y madura, por el contrario, sino se encuentra el equilibrio, puede desestructurar al individuo a nivel social, emocional y psicológico.
  • Es un duelo que conlleva una regresión psicológica, por tener que afrontar tantos cambios a la vez, muchos individuos tienden con frecuencia a sentirse abrumados e inseguros, adoptando actitudes menos autónomas y mostrando mayor dependencia.
  • Es un duelo que transcurre en fases definidas, según J. Bowlby (1980) desde la perspectiva psicológica el duelo pasa por cuatro fases, por lo que la persona pasará por las siguieses etapas: negación, no se puede aceptar la realidad del cambio; resistencia, se protesta ante el esfuerzo que supone la adaptación, las dificultades y los retos a los que se enfrenta; aceptación, la persona admite su nueva situación actuando en conformidad con la misma, y restitución, se produce la reconciliación afectiva, con lo que se ha dejado atrás y con el nuevo entorno.
  • Es un duelo que activa los mecanismos internos de defensa, se distorsiona radicalmente la visión de la realidad para hacerla menos frustrante, más gratificante, lo que dificulta la adaptación.
  • Es un duelo ambivalente, el individuo experimenta "sentimientos mezclados" de alegría/tristeza, amor/odio…, tanto hacia el país de origen como el de acogida, ya que ambos le han proporcionado cosas buenas y malas, lo que lo lleva a un estado de evasión o demora a la hora de ejecutar sus metas.
  • Es un duelo extrapersonal, los sentimientos de pérdida, tristeza soledad, angustia, temor, entre otros, también lo sienten las personas que quedan en el país de origen y aunque algunos les parezca difícil de creer, también los experimentan las personas del país de acogida, ya que para ellos también es una vivencia compleja.
  • Es un duelo transgeneracional, continúa en los hijos del emigrante, que nacen o se crían en el país de acogida, pero, que han interiorizado fuertemente la cultura del país de origen de los padres, por lo que no se sienten completamente ni de aquí, ni de allá.
  • El regreso temporal o definitivo, crea una "nueva migración," tras años fuera del país de origen, se han producido muchos cambios, en el entorno, en la gente y en la propia persona, por lo que nada es lo mismo.
  • Se inicia nuevamente el proceso de duelo al regresar al país de origen, al volver se han producido cambios a los que el individuo debe adaptarse nuevamente. También porque el que regresa no es ya el mismo que se fue.
  • Lo sufren también los que se quedan, pues notan la ausencia de quién se marchó y dependiendo de lo estrecho de los lazos que los unían, viven la separación de manera dolorosa y la comunicación intermitente o las escasas visitas, reavivan el dolor.

Como hemos podido apreciar el duelo migratorio es un proceso vivo, dinámico, complejo y progresivo, después de leer esto, muchos podrían sentir desesperanzas y preocupación, no obstante, estas características no son una regla estricta, no tienen un orden determinado, no se aplican a todos y cada quien las vive de diferente forma e intensidad. Nuestra intención es informar para estimular el conocimiento y la reflexión de aquellos que de una u otra manara se encuentren en el laberinto de la migración.

Recuerden que adaptarse a un nuevo estilo de vida, involucra un cambio progresivo de actitud y transformación personal de vida, para lo que se necesita esfuerzo y tiempo, por lo que es importante vivir cada una de las etapas del proceso migratorio profundamente, tengamos presente que retraerse para tratar de sentirse mejor podría provocar un alto costo emocional, ya que eso no cambia la fuente del malestar. Si sentimos que las circunstancias nos sobrepasan, busquemos la ayuda de un experto en el área, que nos orientará para encontrar una salida y afrontar esta nueva etapa. Aunque cada quien es diferente, la manera en la que experimentamos estos sentimientos es muy similar.

 

Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y… cada meta en un paso

C.C. Cortez.

 



Gerencia Clínica
@programasAVE


Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3