Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
Enfrentando la pérdida
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 05-03-2015

“La dificultad no está en empezar, sino en volver a empezar; solo los que vuelven a empezar terminan”.

 

Con el presente boletín no nos proponemos dar una receta para que se pueda suprimir o evitar el dolor de una pérdida, sino, que entendamos por qué a veces duele tanto perder a un ser querido o algo apreciado, por qué unos sufren más que otros y cuáles son las etapas que debemos pasar para superar estas heridas.

Mientras crecemos pasamos por muchas y diferentes etapas y situaciones que incluyen constantes cambios, (nuevos colegios, separaciones, nuevos trabajos, embarazos, graduaciones, matrimonios, mudanzas, enfermedades…), que nos preparan para enfrentarnos a múltiples aprendizajes, esto hace que nos demos cuenta de que cada una de ellas supone una ganancia o una pérdida, permitiéndonos desarrollarnos y convertirnos en seres más independientes, al darnos cuenta, de cómo a cada experiencia de pérdida le corresponde una de ganancia y viceversa.

Muchos somos conscientes de que no nos han preparado para los cambios, ni nos han enseñado a procesar las pérdidas, muy por el contrario, nos educan para la búsqueda constante de “estabilidad”, al ir creciendo aspiramos a tener “garantías” de que todo permanecerá igual, que será estable y seguro. Con esta base, es lógico que huyamos de los cambios, y los veamos de forma negativa e incluso destructiva. No obstante, merece la pena pararnos y reflexionar sobre esto, saber que las pérdidas son inevitables, pero que podemos aprender a procesar el dolor y sufrimiento que conllevan. Aprender a aceptar que hay que dejar ir lo que se va y dejar llegar lo que viene.

La pérdida es una experiencia inevitable para el ser humano. Durante nuestra vida, hemos experimentado, experimentamos y seguiremos experimentando pérdidas de distinta naturaleza. La pérdida puede aparecer de manera repentina o anticipada; puede ser permanente o temporal, y nos puede afectar profundamente.

Para comenzar a entender este proceso debemos saber que no todos las pérdidas son iguales, algunas son de tipo físicas, es decir, de algo tangible (una posesión material significativa, una amputación, la muerte de un ser importante para nosotros); otras son psicológicas o simbólicas, es decir, de cosas intangibles o de naturaleza psicosocial (una relación, una esperanza o un sueño). Es de destacar que toda pérdida física inevitablemente está unida a pérdidas psicológicas; no obstante, no toda pérdida psicológica involucra pérdidas físicas.

Debemos entender, que tanto el tipo de pérdida como la persona que ha de enfrentarla, será distinta, pero cada pérdida tendrá un impacto emocional en el que la sufre, que puede ser más o menos traumática dependiendo del significado de la pérdida en sí misma. Los expertos coinciden que de entre todas las pérdidas, la que más conmoción produce es la muerte de un ser querido, pero queda claro que tanto en este como en cada uno de los casos, siempre se ha de vivir un proceso que conllevará a la aceptación.

Para poder continuar hacia adelante se deben atravesar una serie de fases que incluyen finalmente la aceptación de la nueva realidad. Estas fases, no siempre se van a dar de la misma manera en todas las personas, ni la duración va a ser igual, esto va a depender en gran medida del equipaje personal y emociona que cada una trae. He aquí las fases a que hacen referencia los especialistas:

  1. Shock o Negación: No se puede o no se quiere creer lo sucedido. Inicialmente, esta negación es positiva, pues amortigua el primer impacto emocional y ayuda a ir interiorizando y aceptando lo ocurrido.
  2. Manifestación de las Emociones: Se da rienda suelta a emociones más intensas. Las más comunes son el llanto, el dolor, la rabia y la culpa. Hay sentimientos de indefensión, temor, vacío, desesperación, pesimismo, irritabilidad, entre otras.
  3. Desesperanza: Aparecen la tristeza, la apatía, el retraimiento social, la pérdida de energía y concentración. Cualquiera de estas emociones, o todas ellas, son normales, es parte del proceso natural que se sigue para poder curarse.
  4. Aceptación de la Pérdida: se renuncia a la esperanza de recuperar lo perdido. Esta fase, marca el inicio de la recuperación emocional y la reincorporación a la vida social. Aunque no olvidamos, ahora ya somos capaces de centrarnos y poner en perspectiva la situación, para seguir adelante.

Tengamos presente que las personas que afrontan con menor eficacia los cambios que vienen después de una pérdida, que quieren solucionar la situación de forma inmediata, huyen al retraerse para tratar de sentirse mejor, lo que podría provocarles un alto costo emocional, ya que esto no sirve para cambiar la fuente de su malestar. Qué hacer entonces:

  • Dejar fluir los sentimientos: El llanto es una respuesta sana en los primeros momentos de dolor. Sufrir no es lo deseable, pero forma parte del proceso que estamos atravesando. Como ya hemos indicado, en cada etapa de nuestra vida nos enfrentamos a pérdidas de diferentes formas e intensidad. No tengamos miedo y aceptemos nuestros sentimientos.
  • Buscar el apoyo de los seres queridos: Hablar de nuestros sentimientos y expresa lo que necesitamos, los que nos quieren están para ayudarnos en este difícil momento. El apoyo y comprensión de los demás nos será muy útil, ayudará a tener una perspectiva más amplia de lo sucedido y nos hará sentir mucho más reconfortados.

Debemos saber que una herida emocional exige la misma atención prioritaria que una herida física, huir del sufrimiento, solo interferirá en las etapas naturales de recuperación, al posponer el proceso de curación, las penas pueden regresar meses o años después para atormentarnos. Si sentimos que las circunstancias nos sobrepasan, busquemos la ayuda de un experto en el área, que nos orientará para encontrar una salida y afrontar esta nueva etapa.



Gerencia Clínica
@programasAVE


Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3