Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
Entendiendo la Crisis para Manejarla Productivamente
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 05-03-2015

En estos momentos, vivimos tiempos de permanentes y periódicos cambios donde las estructuras que conocíamos y sentíamos como base para sustentar nuestro desarrollo y porvenir, se ven constantemente sacudidas volviéndose frágiles, exigiendo que nos mantengamos realizando cambios, reajustes y haciendo transiciones para poder afrontarlos. Es así como hoy en día se ha hecho común en cualquier círculo escuchar la palabra “crisis” y debatir sobres sus repercusiones en la vida personal y social de cada persona. Ahora bien cabría preguntarse ¿Qué es una crisis?

Una crisis es una articulación de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada, que crea un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar estas situaciones particulares y, aunque pueda ser previsible, siempre conlleva algún grado de incertidumbre. Puede ocurrir a un nivel personal o social, bien sea un cambio traumático en la vida o salud de una persona o una situación social inestable y peligrosa en lo político, económico, etc.

La mayoría de los expertos coinciden en que la crisis tiene una duración aproximada de seis semanas, tiempo en el cual se llega a restaurar el equilibrio, sin embargo esto no implica que la misma se haya solventado. Así mismo indican que la crisis presenta varias fases que se suceden entre sí y que conducen hasta su resolución, estas son:

  1. Negación: es un mecanismo de defensa, la persona no quiere pensar, actuar o darse cuenta de lo que viene, es como si nada hubiese sucedido.
  2. Intrusión: en esta fase, abundan ideas acerca del hecho vivido, los pensamientos pesimistas sobre la imposibilidad de resolver la situación y la búsqueda de culpables.
  3. Transvaloración: es el momento de la resignación, de aceptar la verdadera realidad de la situación. Algunas personas pueden hacerlo solas y otras necesitan de ayuda, bien sea de un ser querido o un profesional.
  4. Terminación: es la etapa final, se comienza la búsqueda de soluciones, esto implica la integración de la experiencia dentro de la vida de la persona, comenzando a salir gradualmente de la crisis.

Ante todo esto, podemos decir que toda crisis provoca angustia emocional, porque en ella se experimentan cambios y perdidas, cuyos síntomas son comunes y normales en personas que han vivido acontecimientos desestabilizadores, se dan porque sentimos deteriorarse la estabilidad lograda, enfrentando altos niveles de estrés en situaciones conflictivas o en momentos de transición. Los sucesos pueden ser muy variados, esperados o inesperados (el matrimonio, el nacimiento, la universidad, una renuncia, un despido, un divorcio, un accidente de tránsito, un terremoto, una enfermedad, la violencia social, etc.). Se trata de eventos que, al suscitarse, crean un momento de desequilibrio y, el camino hacia la recuperación y la transición suele ser difícil y en ocasiones doloroso en la lucha por restablecer la estabilidad. El factor común en esta ecuación es el “cambio” que nos vemos forzados a vivir, y que provoca la interrupción del sistema de vida acostumbrado haciendo necesario que nos reorganicemos y nos adaptemos a la nueva situación.

Para finalizar tengamos presentes las siguientes consideraciones que nos ayudaran a reflexionar sobre el tema:

  • Las crisis influyen en la vida de las personas según la visión y creencias que estas tengan de ellas y el cómo deciden abordarlas.
  • El proceso de las crisis es una transición donde tomando en cuenta lo que fue, debemos enfocarnos en lo que será, encontrando la forma de abordarla, vivirla y manejarla productivamente, para que cause el mejor impacto en nuestro futuro.
  • A partir de la creatividad se pueden enfrentar las crisis y modificar el curso de la situación.
  • Las crisis son una oportunidad, en tanto nos permiten debatirnos con los problemas que la provocan y aportar soluciones que nos ayuden a progresar.
  • Frente a una crisis existe la posibilidad de encontrar soluciones originales que modifiquen y transformen una situación adversa en algo positivo.
  • Para superar una crisis es fundamental comprender que lo más importante es la forma en que reaccionamos ante la misma y si somos capaces de recuperarnos en el proceso.

En momentos de dificultad suele aflorar lo mejor de uno mismo y descubrimos que la creatividad forma parte importante de las habilidades que poseemos para superarnos y lograr resolver los conflictos a través de un punto de vista diferente. No toda persona posee la capacidad para recuperarse, no obstante somos seres creadores, capaces de aprender y desarrollar conductas, pensamientos y acciones que pueden ayudarnos a sobreponernos a las adversidades, es tiempo de la acción, de buscar ayuda si lo consideramos necesario, de elegir continuar hacia adelante en vez de quedarnos paralizados.



Gerencia Clínica
@programasAVE


Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3