Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
La Comunicación No Verbal Y Las Relaciones Interculturales
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 05-03-2015

En la comunicación hay dos aspectos que destacan primordialmente, el lenguaje verbal y el no verbal. El primero incluye, además del contenido que se desea expresar, el tono, el ritmo y la modulación de la voz; el segundo incluye los gestos, la postura y el espacio corporal. También se integran factores relacionados con el género, la edad, el estatus socio-económico, el protocolo, el ambiente, la jerarquía, el contexto, la cultura y la nacionalidad, entre otros, por lo que el éxito de la emisión, recepción y comprensión del mensaje y la respuesta, va a estar influenciado por estos elementos.

Estudiar y comprender los elementos que integran el fenómeno de la comunicación, es sumamente amplio; no obstante, hoy nos concentramos en lo que se ha denominado Proxémica o estudio de los espacios interpersonales, un concepto que fue introducido por el antropólogo Edward T. Hall en 1963 para describir las distancias medibles entre las personas mientras se interrelacionan y se refiere al empleo y a la percepción que el ser humano hace de su espacio físico, de su intimidad personal; de cómo y con quién lo utiliza. Así mismo el Dr. Hall catalogó estas distancias en cuatro grupos fundamentales:

  1. Distancia íntima: se da entre 0 y 45ctms; tiene que haber mucha confianza. Es la zona de los amigos, parejas, familia, etc., dentro de esta se encuentra una inferior a los 15ctms, llamada zona íntima privada.
  2. Distancia personal: se da entre 46 y 120ctms; se aprecia en la oficina, reuniones, asambleas, conversaciones amistosas o de trabajo. Si estiramos el brazo, llegamos a tocar la persona con la que estamos manteniendo la conversación.
  3. Distancia social: se da entre 120 y 360ctms; nos separa de los extraños. Se utiliza con las personas con quienes no tenemos ninguna relación amistosa, que no conocemos bien.
  4. Distancia pública: se da a más de 360ctms y no tiene límite. Es la idónea para dirigirse a un grupo, se usa un tono de voz alto. Es la que se utiliza en las conferencias, talleres o charlas.

El Dr. Hall hace notar en su trabajo que las culturas de origen latino, tanto de América como de Europa (Italia, Francia, Portugal, España), mantienen distancias corporales a la hora de relacionarse más cortas o cercanas, que los patrones que siguen las culturas de origen nórdico (EEUU, Alemania, Inglaterra, etc.), es decir los estándares de distancia interpersonal son diferentes en cada cultura, estar más cerca es más cómodo para una cultura que para otra, que necesita mayor distancia para sentirse bien. Darse cuenta y reconocer estas diferencias mejora las relaciones interculturales, y ayuda a eliminar la incomodidad que la gente puede sentir si percibe que la distancia interpersonal es muy grande o muy pequeña, dependiendo del caso.

Al respecto podemos mencionar que en el análisis de la aproximación entre unos y otros sujetos, en efecto, encontramos que los latinos al conversar con norteamericanos o con un europeos del norte “sienten” que éstos son distantes, en extremo separados y dan pasos al frente para aproximarse, mientras que sus interlocutores dan pasos hacia atrás para no sentir invadida su zona de confort, y se distancian.

Es importante comprender estás realidades, si no se está consciente de estas normas culturales se puede pasar un mal rato sin comprender efectivamente que es lo que sucede. Así, el latino puede sentir que su interlocutor es frio, desinteresado, lejano, no inclusivo, mientras que su contraparte puede estar sintiendo que el latino es “pushy”, empujón, metido, abusador o que permanentemente está enviando mensajes de amor.

Otro aspecto que no queremos pasar por alto, a fin de que nos ayude a mejorar nuestras relaciones interculturales es la Kinesia que estudia los movimientos corporales, los gestos y “morisquetas” como parte de la comunicación.

Las culturas de raíces latinas, tienen gestos y ademanes que no existen en la cultura euro-americana. Los latinos suelen apuntar con los labios y con este gesto quieren indicar: “allí”, “allá”, “por encima de allí”, etc.; pero los euro-americanos culturalmente no utilizan ese gesto, de tal suerte que fácilmente pueden interpretar que el latino está “enviándole un beso volado”. Otro gesto que nos diferencia es la sonrisa; en el libro “Comunicación No Verbal”, la Dra. Carmen Judith Nine-Curt, indica que los euro-americanos, utilizan la sonrisa solo en círculos “amistosos” y rara vez en situaciones formales (trabajo, escuela, o ambientes extraños). El latino puede saludar con una sonrisa y entender que te ha dicho “Hola, ¿cómo estás tú?” y en una tienda una sonrisa puede significar “quiere ayuda” o ser una forma de decir “gracias muy atento”. Los euro-americanos pueden pensar que los latinos sonríen por todo, “smile too much” y éstos que los euro-americanos son fríos, distantes, desinteresados.

Otro gesto que se debe mencionar es uno identificado como generador de malos entendidos. Los latinos suelen saludar levantando la quijada y echando la cabeza hacia atrás sin emitir palabras, lo cual puede interpretarse por un euro-americano como una afrenta o una invitación a combatir, discutir o pelear.

Como podemos observar, la comunicación puede verse entorpecida por la diferencia en los hábitos proxémicos y kinésicos. Al tomar en cuenta esto, muchos autores coinciden en que aproximadamente el 35% de la comunicación pertenece al lenguaje oral, lo restante y sus implicaciones es no verbal, de tal suerte que cuando nos relacionamos con personas de otras culturas se puede producir choques culturales, en el cuales no sólo se produce una incomprensión del comportamiento ajeno, sino que también afloran una serie de emociones negativas: desconfianza, incomodidad, ansiedad, preocupación, etc.

Para superar esto hay que aprender a comunicarse, ser capaz de establecer empatía con la otra persona, por lo que es necesario desarrollar la capacidad de comunicarse de forma explícita y directa, es decir, tener la capacidad de decir lo que se pretende decir y no asumir sobreentendidos, no hacer sugerencias ni suposiciones, partiendo de gestos o costumbres que son estándares compartidos por los miembros de una misma sociedad, pero que al compartir con otras culturas pueden ser una fuente inagotable de malentendidos.

Finalmente para enfatizar lo expuesto le dejamos estos tips a tener en cuenta:

  • Establecer un lenguaje común (verbal y no verbal).
  • Ser conscientes de los factores proxémicos y kinésicos.
  • Estudiar un poco de la cultura con la que se va a interactuar.
  • Hacerse consciente de la propia cultura.
  • Ser capaz de establecer empatía.
  • Aprender a comunicarse explícita y directamente.


Gerencia Clínica
@programasAVE


Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3