Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
La Discapacidad Auditiva
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 04-03-2015

Las personas con discapacidad auditiva son aquellas que presentan un déficit total o parcial en la percepción auditiva que afecta fundamentalmente el proceso de comunicación, mas no así las habilidades cognitivas. Debemos comprender que si bien el coeficiente intelectual de estas personas es igual al de la media, su proceso de aprendizaje es más lento, ya que de manera congénita o sobrevenida han sido privadas, de uno de los principales y primitivos medios para obtener aprendizajes, como lo es, la audición.

La capacidad auditiva de una persona se evalúa por el grado de pérdida de audición en cada oído en función de diferentes frecuencias.

Cuando interactuemos con una persona que presente como condición algún grado de pérdida o ausencia de la audición, debemos tener presente que NO es correcto decir, o referirse a ella como alguien que posee una condición de “sordomudo” porque lo más probable es que no lo sea. Muchas personas sordas no hablan porque no aprendieron o porque no les gusta; dependiendo del proceso educativo y/o de rehabilitación, se encontrarán personas que realicen lectura labio-facial y que se comunican oralmente y otras que se comunican a través del lenguaje de signos o señas.

Con respecto a la lengua de señas es importante tener en cuenta que, así como hay países con diferentes idiomas, también existe la Lengua de Señas de acuerdo con cada país, por ejemplo Venezuela, Argentina, España y Estados Unidos, poseen una codificación que se traduce en un lenguaje de señas particular, pero también es importantísimo conocer que aún en un mismo país, cada comunidad de hablantes de la Lengua de Señas, tiene signos particulares.

Sin pretender desarrollar un tratado de la manera más adecuada para interactuar con personas que posean esta condición de hipoacusia o disminución auditiva, les presentaremos a continuación, algunas normas básicas para ayudar a mejorar las relaciones y la calidad de vida de las mismas, consejos que quizás al ponerlos en práctica faciliten la interacción y el intercambio personal en ambientes académicos, laborales e incluso en el hogar donde nos toque convivir.

Trato Hacia las Personas con Discapacidad Auditiva

Para iniciar una conversación, hazle un gesto o tócala levemente en el brazo si no te estuviera prestando atención.

  • Al conversar, pronuncia bien las palabras, tratando de modular correctamente al hablar, no exageres. Habla a tu velocidad normal salvo que te pida hacerlo lentamente.
  • Usa un tono de voz normal, a no ser que te pida hablar más alto. Gritar nunca resulta.
  • Háblale de frente, no al lado o detrás de ella. Haz que tu boca sea bien visible.
  • Hacer ademanes o sostener algo delante de la boca torna imposible la lectura labial. Usar bigote también complica las cosas.
  • Al hablar, trata de pararte en un lugar iluminado, evita quedar contra la luz (de una ventana, por ejemplo) porque eso le dificulta ver tu rostro.
  • Si manejas algún lenguaje de señas, trata de usarlo, si tuviera dificultad en entenderte, te avisará.
  • Sé expresivo al hablar, como no pueden oír los cambios sutiles en el tono de la voz que indican sentimientos de alegría, tristeza, sarcasmo, seriedad, etc., las expresiones faciales, los gestos y los movimientos de tu cuerpo serán excelentes indicaciones de lo que quieres decir.
  • Estas personas no siempre tienen una buena dicción; si tuvieras dificultad para comprender lo que está diciendo, no temas en pedir que te repita. Generalmente, no se incomodan de repetir las veces que sea necesario para ser entendidas.
  • Si es necesario, comunícate a través de tarjetas, lo importante es comunicarse, el método no es tan importante.
  • Trata de recordar que la comunicación es importante, por lo que puedes ir probando con preguntas cuya respuesta sea sí / no. Si es posible, ayúdala a encontrar la palabra acertada, así no precisará de tanto esfuerzo para dar su mensaje. Pero no te pongas ansioso, pues eso puede entorpecer la conversación.
  • Cuando la persona estuviera acompañada de un intérprete, dirígete a ella, no al intérprete.
  • Para estas personas es muy difícil participar de una conversación en un grupo numeroso; no podrá mirar el movimiento de los labios de todos al mismo tiempo. En este caso, si quieres colaborar, colócate de frente y repítale lo que los demás dicen sin emitir voz, solamente articulando
  • El estar preparado en Lengua de Señas ayuda, ya que habrá más libertad al interpretar la conversación y se hará más rápido. Asegúrate siempre de que ambos se han comprendido, repitiendo el tema cuantas veces sea necesario.
  • Para llamar su atención, acércate y tócale en el hombro ligeramente o mueve la mano en su espacio visual.
  • Si está absorta en su tarea, apaga y enciende la luz para lograr su atención.
  • Escucha con atención. Ubícate frente a la personas y dirige tu voz hacia ella.
  • Las expresiones corporales, faciales y la lectura de los labios son de suma importancia para completar los sonidos del habla cuando la audición falla.
  • Sé paciente con los errores y fallas de comunicación que pueda presentar.
  • Si no comprende algo que has dicho, exprésalo de otra manera en vez de repetirlo, o recurre a la comunicación escrita.
  • Mantén contacto visual, debes tener en cuenta que: la comunicación visual es base fundamental de su entendimiento.
  • No pases rápidamente de un tema a otro.
  • Cuando observes que no entiende lo que les estás diciendo, rehaz la frase.

Ten en cuenta estas normas básicas como la manera más adecuada para interactuar con personas que posean esta condición de hipoacusia o disminución auditiva. Recuerda que estos conceptos no son un patrón fijo, deben ser flexibles y adaptarse a la situación, pero te serán de mucha ayuda.



Gerencia Clínica
@programasAVE


Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3