Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
La Discapacidad Visual
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 04-03-2015

Les estamos trayendo otra entrega sobre algunas normas básicas para poder relacionarse con las personas con discapacidad, en esta oportunidad hablaremos sobre la discapacidad visual.

La discapacidad visual se manifiesta por una disminución de la visión en uno o en ambos ojos, parcial o total. Existen diferentes graduaciones en la disminución de la visión, y se deben tener en cuenta el campo visual (espacio visible con la mirada fija en un punto) y la agudeza visual (capacidad del ojo para percibir objetos).

Las personas ciegas, dada su discapacidad, se ven limitadas (no impedidas) en el manejo independiente de la vida cotidiana. La formación de toda persona ciega, aparte de adquirir las destrezas y habilidades de la vida diaria, implica básicamente dos aspectos.

  • Sistema Braille de lecto-escritura: este sistema permite leer y escribir. Se trata de un método de impresión basado en un sistema de puntos en relieve grabados en papel, a mano o a máquina, para ser leídos al tacto.
  • Uso del bastón para orientación y movilidad personal: la mayoría de las personas con discapacidad visual, en el mundo, utilizan el bastón para orientarse y evitar accidentes; el aprendizaje se lleva a cabo bajo una técnica determinada. Hay que destacar que no todas utilizan bastón, algunas utilizan perros lazarillos debidamente entrenados.

Trato hacia las Personas con Discapacidad Visual

  • No siempre necesitan de auxilio, pero si encuentras a alguien que parezca estar en dificultades, identifícate y hazle notar que estás hablando con ella y ofrécele tu ayuda. Nunca ayudes sin preguntarle antes cómo debes hacerlo.
  • Háblale directamente, en el mismo tono de voz que a cualquier otra. De ser necesario, para enfatizar que es a ella a quien le hablas, puedes tocar ligeramente su brazo.
  • Si van a sentarse a la mesa, conduce su mano al respaldo de la silla. A partir de ahí, ella sabrá cómo desenvolverse. Guíate por el sentido común para ofrecerle ayuda con la comida o para alcanzarle alguna cosa.
  • Si te ofreces como guía y te acepta, coloca su mano en tu codo, la persona irá acompañando el movimiento de tu cuerpo. Siempre es bueno avisarle, anticipadamente, la existencia de desniveles, pisos resbaladizos y obstáculos en general durante el trayecto.
  • En un corredor estrecho, por donde sólo es posible pasar una persona, coloca tu brazo para atrás, de modo que la persona pueda continuar siguiéndote.
  • Para ayudarla a tomar asiento, debes guiarla hasta la silla, infórmale si ésta tiene apoya-brazos o no. Deja que la persona se siente sola.
  • Al explicar direcciones, sé lo más claro y específico posible, indicando la lateralidad (izquierda o derecha), preferentemente dile las distancias en metros ("unos veinte metros al frente").
  • Jamás tomes su bastón sin su previa autorización. Recuerda que es un medio de información fundamental para ella.
  • Al conversar con ellas algunos, sin darse cuenta, hablan en un tono de voz más alto; a menos que tenga también, una deficiencia auditiva que justifique eso, no tiene ningún sentido gritar, habla en un tono de voz normal.
  • No te incomodes por usar palabras como "mirar" o "ver", generalmente ellas las utilizan con naturalidad.
  • Ten siempre presente que los perros guías, tienen la responsabilidad de guiar a un dueño que no ve, así que por más tentador que sea acariciarlo, recuerda que no debes distraerlo.
  • En la convivencia social o profesional, no la excluyas de las actividades cotidianas. Deja que decida cómo quiere o puede participar. Proporciónale la misma oportunidad que tienes tú de tener éxito o de fallar, en una meta propuesta.
  • Avisa siempre a la persona, cuando llegues, te vayas o regreses al lugar donde estaban compartiendo. Indícale, cuando sea necesario, si hay más personas presentes.
  • La mayoría de estas personas aprecian que espontáneamente y en voz baja les brinden la información sobre las cosas que no puede ver, como las características del lugar en que se encuentra, o de las personas que están a su alrededor.
  • Cuando debas dirigirte a ella, hazlo con naturalidad, hablándole para que sepa de tu presencia. Procura mirarle a la cara, para que reciba el sonido adecuadamente.
  • Si le ofreces o indicas alguna cosa, aclárale de qué se trata y en qué lugar exacto se encuentra. Siempre pregúntale si desea ayuda; no te molestes si la rechaza.
  • Para indicarle un lugar, utiliza referencias como: “a tu derecha”, “detrás de ti”. Los adverbios de lugar como “aquí, allí, ahí...” no significan nada para ella.
  • Si la ayudas a guardar y recoger sus cosas, no olvides decirle el lugar en el que las has ubicado.
  • Evita el uso innecesario de exclamaciones indeterminadas que puedan provocarle ansiedad, tales como: "¡ay!", "¡cuidado!"; cuando veas un peligro para ella (puerta abierta, obstáculo, etc.), es preferible emplear una exclamación más informativa, como "alto", "detente", “espera”, con el fin de evitar que siga avanzando; luego explíquele cuál era el peligro, o ayúdela.
  • Si debes leerle algún documento, hazlo despacio y con claridad. Si está conforme y debe firmarlo, guía su mano, adónde deba hacerlo.
  • Cuando le presentes información gráfica mediante transparencias, videos, etc. es preciso que realices una descripción verbal de las mismas.
  • Infórmele de la distribución del espacio en que se desenvuelve, intentando mantener fija la ubicación de los materiales y mobiliario, notificándole cualquier cambio.
  • Comunícale, qué estás haciendo o vas a hacer. “Un momento, estoy llamando al encargado”. Recuerda que la vista es un sentido primordial para obtener información, por lo que se sugiere verbalizar las acciones.
  • Si se encuentra frente a una escalera, indícale si sube o baja y avísale del primer y último escalón. Ubícale la mano en la baranda.
  • Es aconsejable mantener las puertas o ventanas, totalmente cerradas o completamente abiertas, para evitarle posibles accidentes.

Esperamos que esta recopilación, tomada de los expertos en el área sea de utilidad, si se te presenta el caso de compartir con una persona con discapacidad visual. Recuerda siempre que estas personas son como tú sólo que no ven; por lo tanto trátalas con el mismo respeto y consideración que tratas a los demás.



Gerencia Clínica
@programasAVE


Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3