Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
Resiliencia. Un ajuste saludable ante la adversidad
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 04-03-2015

Dadas las constantes exigencias personales, familiares, laborales y socio-económicas a las que nos vemos sometidos, quisimos hacerle llegar este boletín con un tema más para la reflexión, la investigación y búsqueda de la fortaleza interior que podemos desarrollar en herramientas que nos ayuden a confrontar las circunstancias adversas que se nos presenten. Nuestro tema es La Resiliencia, un concepto relativamente nuevo manejado por las terapias humanistas, para estimular la salud mental entendiéndolo como recursos latentes e insospechados de ajustes saludables a la adversidad.

Algunos definen a la resiliencia como una aptitud y una capacidad de respuesta inherente al ser humano, a través de la cual se generan respuestas positivas y adaptativas frente a situaciones de desgracias comunes, traumas graves, incluso extremos, crisis o riesgo; exhibiendo conductas que le llevan por muchísimas trayectorias existenciales e historias de vida exitosas. La resiliencia puede ser innata o adquirida.

De hecho, a través de nuestras interacciones sociales cercanas y casuales, contactos profesionales y lecturas, todos hemos sabido o conocido de niños, adolescentes, familias y/o comunidades que han sufrido eventos muy crudos, shocks, pruebas emocionales y rupturas, las cuales han superado y siguen desenvolviéndose y viviendo a menudo a un nivel superior- como si el trauma sufrido y asumido hubiera desarrollado en ellos, incluso revelado, recursos latentes y aún insospechados.

Según los expertos, esta capacidad deriva de la existencia de una reserva de recursos internos de ajuste y afrontamiento. De este modo la resiliencia refuerza los factores protectores y reduce la vulnerabilidad frente a las situaciones riesgosas.

Ahora bien, no se trata de la capacidad de sufrir y aguantar estoicamente, no significa invulnerabilidad al estrés o al dolor. Más que eso, es la disposición y aptitud de recuperar el desempeño que se tenía antes del acontecimiento adverso, lo que permite recuperarse después de experimentar duras experiencias estresantes / traumáticas y así reconstruir el rumbo de la vida.

Lo esencial, es comprender, que disponemos de una formidable capacidad de superación y que es potestad de cada uno descubrirla o adquirirla, generar en el proceso un aprendizaje, e inclusive una transformación y usarla en los momentos álgidos y desequilibrantes. La resiliencia podría incluir cualidades como autoestima, adaptabilidad, esperanza, resistencia, tolerancia, flexibilidad para los cambios, recuperación o superación de contingencias, toma de decisiones y resolución de problemas ante presiones considerables. Debemos ser conscientes de que generalmente somos capaces de esquivar ciertas circunstancias, pero no podemos evitarlas todas.

Seguramente nos preguntaremos cómo podemos desarrolla la resiliencia, si está influida por factores congénitos o existen factores sociales que tienden a manifestarlas. Ante todo, tenemos que saber que no es una competencia que se desarrolla fuera de contexto, por voluntad de la persona, sino que se da en relación con un ambiente determinado que la rodea. Así mimo, no hay una fórmula para edificarla sino que cada quien va desarrollándola de acuerdo a sus necesidades, sus diferencias culturales y el entorno donde le toca vivir, de manera que cada uno cree sus propias estrategias para resiliar las experiencias traumáticas.

A continuación expondremos algunas cualidades que según los expertos son características a la resiliencia y, algunos consejos para fortalecerla

Cualidades características de la resiliencia:

  • Fortalecer la confianza sí mismo y en la capacidad de afrontamiento.
  • Mantener objetivos de vida.
  • Tener flexibilidad para los cambios y capacidad de adaptación.
  • Confiar en que se puede aprender de lo positivo y negativo.
  • Fomentar y fortalecer la autoestima.
  • Mantener buenas relaciones interpersonales.
  • Enfocarse en lo que se sabe y se puede hacer tratando de mejorar, pero no exigirse más de la cuenta.

Consejos para fortalecer la resiliencia:

  • No te lo tomes todo como algo personal: Trata de mantener una actitud positiva, recuerda que solo puedes controlar tus respuestas ante las cosas que pasan y elegir qué hacer.
  • Ve lo positivo de cada situación:Trata de analizar la situación antes de tomar las decisiones, estudia en perspectiva los resultados tratando de sopesar tanto lo positivo como lo negativo y el cómo puedes adaptarte a la nueva circunstancia.
  • Pregúntate siempre qué puedo aprender de esto: Trata de vislumbrar que enseñanza valiosa podría dejar esta nueva situación. Recuerda que todo aprendizaje emocional implica esfuerzo, equivocarse o acertar, elegir y arriesgarse, para poder crecer.

Sin entrar en el análisis de cuan impactante pudo haber sido la realidad que afecto a una persona o grupo, la capacidad para seguir proyectándose positivamente en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves, es denominada RESILIENCIA, un ajuste saludable ante la adversidad.



Gerencia Clínica
@programasAVE


Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3