Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
Riesgos Laborales ¿Prevenir, es mejor que lamentar?
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 04-03-2015
Agentes físicos, químicos, biológicos, psicosociales y mecánicos son factores que en determinadas circunstancias pueden ser capaces de producir daños  y desencadenar la posibilidad de sufrir accidentes o enfermedades ocupacionales, en un trabajador que esté en ejercicio de sus funciones.

La prevención se ha convertido, a través del tiempo, en el mejor aliado para disminuir los riesgos laborales, por ello, los empleadores están obligados a hacer del conocimiento de los trabajadores, los riesgos laborales específicos y generales vinculados a su actividad y las normas esenciales de prevención, de acuerdo a lo establecido por los artículos 2, 237 y 53 del Reglamento de las Condiciones de Higiene y Seguridad en el Trabajo, de la Ley Orgánica del Trabajo y de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones  y Medio Ambiente de Trabajo, respectivamente.

En este sentido, promover la seguridad y salud de los empleados es la principal arma defensora que puede implementar la empresa para identificar los posibles peligros dentro del ámbito laboral e instaurar un conjunto de medidas que faciliten la prevención de dichos riesgos, tarea que no sólo es de la empresa, sino del trabajador, de los proveedores, fabricantes e importadores de maquinaria, equipos y materiales en general.

Es ineludible que el empleador genere una normativa cuyo eje central esté enmarcado en la responsabilidad y conciencia de los empleados para que, en conjunto, las respeten y las hagan respetar en función de un solo objetivo: prevenir riesgos laborales para no lamentar y resguardar la seguridad de las partes involucradas.

Entre los principales riesgos laborales destacan aquellos que son provocados por agentes mecánicos (derrumbes, cortes, hundimiento, atrapamiento, arrastres); riesgos estimulados por agentes físicos (ruidos, lesiones, vibraciones, radiaciones, iluminación, calor, electricidad, incendios); riesgos por agentes químicos (relacionados con la exposición a sustancias químicas y tóxicas, que pueden producir afecciones dérmicas, respiratorias, digestivas y parenterales); riesgos provocados por agentes biológicos (bacterias); riesgos  psico-sociales provocados por la carga del trabajo, el estrés, clima organizacional negativo, entre muchos otros.

Cómo prevenir
La empresa debe llevar un registro de todos y cada uno de los siniestros laborales que se produzcan y en el que se indique, entre otros: partes y personas afectadas y tipo de gravedad del accidente, clasificando éstos como: leve, grave, o mortal. Este registro permitirá organizar índices estadísticos que ayuden a determinar frecuencias de accidentes, enfermedades y afecciones originados en el trabajo, para definir planes y acciones futuras de prevención.

Además es necesario que la empresa tome otras medidas como: dotación de implementos de primeros auxilios, señalización de seguridad, protección contra incendios, salidas de evacuación, otorgamiento de equipos adecuados para la realización de las labores bajo ambientes adaptados a las exigencias de las funciones desarrolladas por los mismos.

De igual modo, el empresario debe asegurarse de que los trabajadores reciban continuamente una capacitación sobre los riesgos derivados de la utilización de sus equipos de trabajo y sobre las medidas de prevención y protección que hayan de adoptarse.

Igualmente, para prevenir la ocurrencia de riesgos laborales, es imprescindible que en la empresa se evite una malsana competencia laboral entre los miembros del equipo de trabajo, las presiones de los superiores, el exceso de asignaciones, y desde el punto de vista psicológico atender las causas que pudiesen generar trastornos emocionales vinculados con la baja autoestima, el estrés, el agotamiento y el agobio.

Sin duda, prevenir es mejor que lamentar, por ello, en el ámbito laboral es preciso implementar medidas en materia de seguridad con el fin de evitar o disminuir los riesgos. Se sugieren seis aspectos que la empresa, como máximo motor, tenga en cuenta para garantizar la seguridad y bienestar de los trabajadores, tales como: la medicina del trabajo, la seguridad, la higiene industrial, la psicosociología, la ergonomía y la política social.  

Agregado:
  • Medicina del trabajo: diagnóstico y tratamiento de las circunstancias que pueden causar patologías a los empleados.
  • Seguridad laboral: técnicas para evaluar las condiciones materiales que ponen en peligro la integridad física de los trabajadores.
  • Higiene industrial: técnicas para prevenir riesgos físicos, químicos y biológicos.
  • Psicosociología: técnica que se emplea para subsanar la insatisfacción en el trabajo y que se puede convertir en un riesgo.
  • La ergonomía: relacionada con el confort de los empleados y las condiciones aptas del medio ambiente en el que se mueven los trabajadores.
  • Política social: normas que debe implementar y definir el Estado para garantizar la seguridad laboral.


Gerencia Clínica
@programasAVE


Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3