Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
+58 212-237.12.93
+58 212-837.15.15
info@programasave.com
@programasAVE
programasave
¿Y, si ejercemos como padres?
Autor: Gerencia Clínica (@programasAVE) | Fecha: 04-03-2015

En esta oportunidad les hemos traido un escrito de la Lic. Nuria Chinchilla, que nos parecio muy interesante y quisimos compartirlo con ustedes para que reflexionemos juntos.

En los cursos de lliderazgo enseñamos a los directivos tres premisas fundamnetales a la hora de tratar con sus colaboradores: exigir como un jefe, enseñar como un marestro y amar como un padre. ¿Qué significa esto último?

Amar a un hijo incluye exigirle y ayudarle a alcanzar su máximo potencial como persona. Padres y madres son modelos y guías de sus hijos, y tienen un papel insustituible como líderes de éstos, pero también puden ser ejemplos contraproducentes, que les generen rechazo. Muchos padres viven en un entormo muy materialista, copian lo que ven alrededor, lo que se lleva, y consienten a sus hijos porque, de otro modo, parecen que no les quieren lo suficiento y lo pasan mal. Pero el niño no es un jueguete que me hace sentir bien, es alguien que vale por sí mismo.

Hay padres que solo valoran la preparación técnica que les dan o los sumergen en regalos, viajes, actividades extraescoles… Hacen de ellos niños estresados, lo que puede derivar en activismo o adicción al trabajo. No les forman, porque ni saben ni llegan a todo, y las situaciones les sobrepasan. Les falta tiempo y energía para dedicarse a ellos. Como van cansados, procuran que el niño no enrede. Y si enreda, no le franan. Evitan los problemas pensando que se solucionan solos.

Querer implica no solo mimarles, darles cosas o llenarles la agenda, sino conocer el mejor camino de desarrollo personal y guiarles por él, corrigiéndoles aunque no apetezca, produzca enfrentamientos y se vean pocos resultados a corto plazo. Los hijos precisan referentes confiables y estables, porque copian lo que ven.

Un monitor de esquí explicaba a su pupilo de cinco años cómo desllizarse por la pista, cómo girar y repartir el peso sobre los esquís. Tras varias bajadas llenas de caídas, cambió de táctica y le dijo: “Sólo sígueme”. Y el niño le siguió, logrando lo que antes habia sido incapaz de hacer.

Levine decía: “Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo que tener un piano no lo vuelve pianista”. Padres y madres tienen que entrenarse para ser líderes. Nadie da lo que no tiene. Tenemos que formarnos para ser los mejores referentes y ofrecerles lo que es realmente bueno para ellos a largo plazo. No lo facil y lo que piensa todo el mundo. Los padres debemos ser los pincipales protagonistas en la educación de nuestros hijos. Nos jugamos su felicidad.

Fuente: N. Chinchilla y M. Moragas, profesoras del IESE



Gerencia Clínica
@programasAVE


Etiquetas:
2010 vida familia hijos
Sitio                    

Nosotros
Programas EAP
Capacitación
Lopcymat a la mano
Otros Servicios
Publicaciones
Audio y Video
Contáctenos          

Twitter: @programasAVE
Facebook: programasave
Flipboard: @programasave
LinkedIn: programasAVE
Correo Electrónico
Diseño y desarrollo web: Global Services C.E. & C.A.
©2015 Sistema de Apoyo Vital al Empleado, AVE. c.a.
RIF: J-31401365-3